Hoy en día el impacto de las redes sociales es de niveles increíbles, para bien o para mal. Un ejemplo claro de lo antes mencionado es lo sucedido con el famoso youtuber brasileño Júlio Cocielo, quien luego de tener a su favor el patrocinio de grandes marcas nacionales e internacionales, vio como en cuestión de horas se desplomó su patrimonio debido a un tuit con tinte racista dirigido hacia el futbolista francés Kylian Mbappé.

“Mbappé conseguiría fazer uns arrastão top na praia”, escribió el reconocido influencer en su cuenta personal de twitter. En dicho mensaje, el término “Arrastão” fue el que causó la reacción negativa, ya que así es como se conoce popularmente en Brasil a los rateros, carteristas, que se dedican a los robos masivos en espacios públicos.

Cocielo realizó el comentario durante el partido por los octavos de final entre Francia y Argentina y que resultó en la precoz despedida de la selección de Lionel Messi del Mundial de Rusia el pasado sábado.

Las repercusiones fueron tan inmediatas como contundentes. Marcas como Itaú-Unibanco, Coca-Cola y Submarino retiraron sus patrocinios a Cocielo, después de que este publicara el tuit y a través de comunicados oficiales y sus respectivas plataformas digitales, las empresas mostraron su rechazo por ese tipo de comportamiento al tiempo que ratificaron su rotunda decisión de desvincularse comercialmente hablando.

El banco Itaú, la mayor entidad financiera privada del país, afirmó que “el youtuber ya no hace parte de ninguna pieza de comunicación” de la empresa, según indicó el portal G1, del Grupo Globo y que fue divulgado por la agencia de noticias EFE.

Submarino, una de las principales empresas de comercio electrónico del país, igualmente retiró del aire una campaña publicitaria que contaba con la participación de Cocielo, recogió el citado medio. En su cuenta de Twitter, la compañía publicó que “repudia vehemente cualquier manifestación racista” y que “tomará las providencias necesarias” en los próximos días.

La fama de Cocielo lo ubica como uno de los de mayor peso entre los jóvenes brasileños. Hasta el momento de la controversia, tenía más de 16 millones de seguidores en su cuenta, aparte de otros siete millones en redes sociales como twitter. Esto explica de alguna forma el haber sido escogido por empresas de tanta importancia a nivel global.

Por su parte, Coca-Cola, que trabajó con el ‘youtuber’ en 2016, declaró que “manifestaciones de prejuicio no serán toleradas” y que no tiene “planes para futuras asociaciones”.

La marca deportiva Adidas no se quedó atrás al enviar un comunicado en el que daba por concluida toda colaboración con él. Gillette o Mc Donald´s, otras de las firmas para las que ha colaborado, se desmarcaron igualmente.

Esta no es la primera polémica en la que se ha visto involucrado Cocielo, pues varios de sus mensajes antiguos de cuño racista fueron recuperados y denunciados por usuarios indignados con la nueva publicación.

Después de las duras críticas recibidas, el “influencer”, apuntado como uno de los de más peso entre los jóvenes brasileños, reconoció su error y se disculpó públicamente en las redes sociales.

Cocielo afirmó que estos mensajes antiguos tenían “una interpretación totalmente distinta a la de hoy en día” y que “no existe justificativa” para el hecho de haber sido una “persona gilipollas”.

“Arrepentido y aprendido! Lección para la vida! Nunca más volverá a repetirse!”, concluyó el ‘youtuber’.