Google y Nvidia expresaron su preocupación ante la Comisión Federal de Comercio de EEUU sobre la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft, lo que agrega más combustible al caso del gobierno contra el acuerdo de 69,000 millones de dólares.

Según reportó el medio de comunicación Bloomberg, las empresas se unieron a Sony Group para plantear problemas con la transacción, que la FTC demandó para bloquear en diciembre.

La comisión argumentó que el acuerdo obstaculizaría la competencia en la industria de los videojuegos y programó un juicio interno para agosto. Cualquiera de las compañías podría ser llamada a testificar como parte del juicio de la FTC.

Google y Nvidia proporcionaron información que respalda un argumento clave del organismo gubernamental: que Microsoft podría obtener una ventaja injusta en el mercado de la nube, la suscripción y los juegos móviles.

En sus comentarios a la FTC, Nvidia enfatizó la necesidad de un acceso igualitario y abierto a los títulos de juegos, pero no se opuso directamente a la adquisición.