El gobierno australiano delegó a la Comisión de Competencia y Consumidores del país, la presentación de un proyecto que pretende conseguir a través de un borrador de código indispensable, que tecnológicas como Google y Facebook paguen a los medios de comunicación por usar sus contenidos.