Google mejoró los algoritmos de su Buscador para permitir a sus usuarios identificar canciones sin necesidad de conocer datos específicos como el título o el artista, por lo que ahora las personas obtendrán resultados precisos con sólo cantar, tararear o silbar la pieza musical que deseen encontrar.