Google respondió las acusaciones del jefe de Estado estadounidense Donald Trump luego de que éste indicara que el buscador manipulaba información sobre él.

“Las búsquedas no son empleadas para marcar una agenda política y no damos preferencia a ninguna ideología política (…) y nunca ordenamos los resultados de búsquedas para manipular opiniones políticas”, afirmó el gigante tecnológico en un comunicado.

La empresa remarcó que “todos los años” realiza “cientos de mejoras” en sus algoritmos para asegurar que “revelan contenido de alta calidad en respuesta a las peticiones de los usuarios”.

Las palabras del mandatario se producen en medio de la creciente alerta en Estados Unidos en las redes sociales acerca de la difusión de contenidos falsos.

Trump ha atacado a los gigantes de las redes sociales estadounidenses en los últimos días por, presuntamente, censurar voces conservadoras, una acusación infundada pero ampliamente admitida por sus seguidores.

Una encuesta del Pew Research Center publicada en junio reveló que el 43% de los estadounidenses cree que las principales firmas tecnológicas respaldan las opiniones de los liberales sobre la de los conservadores, y el 72% aceptó la idea de que las redes sociales censuren activamente sus puntos de vista opuestos.