Un nuevo competidor se quiere incorporar a la industria del videojuego para dar batalla a Microsoft, Nintendo y Sony. Se trata de Google, una compañía conocida por la gran mayoría que gracias a su catálogo de productos y servicios hace la vida del usuario más fácil.

El gigante de las búsquedas de Internet busca diversificar sus fuentes de ingresos más allá de los anuncios digitales. Para la empresa con sede en California, los juegos presentan una gran oportunidad.

Se cree que Google parece estar preparado para adoptar un enfoque diferente cuando presente su visión del “futuro del juego” durante su presentación en la Game Developers Conference (GDC) de este martes en San Francisco. Esa exhibición incluiría una versión comercial de su servicio “Project Stream” y su supuesta consola de juegos “Yeti”, que podrían realizar el sueño definitivo de un servicio de transmisión de videojuegos a lo Netflix.

Hoy día, si una persona desea jugar algún título del momento, necesita invertir cientos de dólares en una consola como la PlayStation 4 o Xbox One o unos 1,000 dólares o más en una PC de juegos de gama alta. Luego, acudir a la tienda y comprar un disco de juego físico o esperar por horas la descarga de un archivo grande a su consola.

El servicio de transmisión de Google podría cambiar ese modelo al permitir que los usuarios transmitan los mejores juegos a los dispositivos que ya poseen, como una computadora portátil, un teléfono inteligente o una caja de transmisión conectada a un televisor.

Google ya ha demostrado cómo funciona esto a pequeña escala con Project Stream, una prueba que permitió a los usuarios transmitir “Assassin’s Creed Odyssey” gracias al navegador web Chrome que se ejecuta en una computadora barata, como la Chromebook.

“Assassin’s Creed Odyssey” (Foto Microsoft)

Tradicionalmente, los jugadores necesitaban tener una PC de juego, una PlayStation 4, Xbox One o Nintendo Switch para jugar ese título. Pero Google demostró que era posible hacer todo el trabajo duro en la nube en lugar de comprar una consola.

Si bien ya hay un conocimiento de cómo funcionó Project Stream, todavía hay muchas preguntas sobre cómo trabajará la supuesta consola Yeti de Google. Se espera que el procesamiento se realice de forma remota en la nube, y Yeti puede ser una pieza simple de hardware, tal vez solo un controlador y una caja de transmisión que se conecta a la TV, que permite a los usuarios transmitir juegos en lugar de jugarlos de forma tradicional.

Google tiene la oportunidad de mejorar completamente la industria de los videojuegos, que según el analista de IDC Lewis Ward, generó $ 136 mil millones en ingresos en 2018 y está creciendo a una tasa del 15 por ciento por año. 

Si Google lo logra, podría significar una gran cantidad de ingresos adicionales para la compañía estadounidense, y podría significar una pérdida de negocios para los reyes del mercado de consolas como Microsoft y Sony.