Google actualizó las normas de su tienda de aplicaciones para prohibir aquellas que permitan extraer datos de los dispositivos de los usuarios sin previo aviso o que, en su defecto, no muestren ningún tipo de notificación al respecto.

La nueva norma entrará en vigencia a partir del próximo 1 de octubre y retirará la posibilidad de que las aplicaciones de ‘stalkerware’, se descarguen y funcionen sin ser detectadas cuando son instaladas en los dispositivos de las personas.