Google no descansa en su empeño de poder ofrecer el mayor y mejor servicio a su clientela, y esto se traduce en tener que realizar grandes inversiones para ampliar y optimizar su estructura operativa.

Su dinámica no se detiene, pues recientemente se dio a conocer que el gigante estadounidense de internet adquirirá un cable privado que unirá la costa este de Estados Unidos con Francia.

La conexión transantlántica será utilizada para su actividad de la “nube” (cloud), de acuerdo a lo informado por la compañía en un comunicado.

Muchos serán los beneficios de tal adquisición, pues de acuerdo a sus estimaciones técnicas, el poder contar con su propio cable les permite una “una conectividad mejorada para los clientes de Google Cloud, lo que no siempre es posible con los cables compartidos con otros operadores, dijo un portavoz de Google a la AFP.

Adicionalmente, sólo para administrar el proyecto, Google también puede controlar el programa de implementación más fácilmente, según la misma fuente.

El nuevo cable, bautizado ‘Dunant’ en honor al fundador de la Cruz Roja, podrá entrar en funcionamiento a finales de 2020.

Google ha gastado 30.000 millones de dólares en sus infraestructuras en los últimos tres años, entre ellos en varios centros de datos alrededor de todo el mundo.

Este será el segundo cable submarino completamente privado de Google, después de “Curie” que conecta la costa oeste estadounidense con Chile, cuya construcción se anunció en enero.

Al menos por los momentos, faltaron algunos detalles para informar, sobretodo en el plano económico, ya que Google no quiso indicar la inversión en este equipamiento. Tampoco se precisó el lugar adonde llegará el cable en Francia, limitándose a señalar que sería en la “costa Atlántica”.

El gigante estadounidense dispone de una red a través del mundo, con un tendido de cables en los cuales ha invertido capital u otros en los que alquila una parte de la capacidad de los mismos.

Según estimaciones citadas por la empresa, hasta el 25% del tráfico de internet mundial transitaría por su red de fibra óptica, que es la más importante entre las empresas de cloud.

En enero, Google había anunciado la construcción de un nuevo cable trasatlántico en una inversión conjunta con Facebook entre Estados Unidos e Irlanda y Dinamarca.
Este enlace, en el que también participan Aqua Comms y Bulk infrastructure, debería entrar en funciones en 2019.