Google se encuentra haciendo pruebas con una función que podría convertir la plataforma de vídeos, YouTube, en una página web de compras, donde los videos de los generadores de contenidos serían presentados como catálogos de productos para ofrecer a los usuarios.