Google está trabajando en perfeccionar tecnologías que permiten predecir terremotos con 5 minutos de anticipación.

Los cables submarinos de fibra óptica son la herramienta principal en la predicción de eventos sísmicos. Google es el mayor proveedor mundial de esa infraestructura y se encuentra trabajando con laboratorios sísmicos para su aprovechar los cables de la forma más efectiva posible.