Google monitorea el uso de aplicaciones provistas por potenciales compañías rivales a los usuarios de Android a través de los datos enviados a Android Lockbox.

La compañía reconoció y defendió el acceso a los datos de uso de otras aplicaciones, alegando que se trata de un programa público y que otros desarrolladores utilizan técnicas similares.