Google avanza cada vez más rápido en sus esfuerzos por ofertar el servicio de videoconferencias a más dispositivos y así competir directamente con Zoom, el líder del mercado.