Las empresas tecnológicas no solo compiten con los avances en sus dispositivos o software, sino en la capacidad de generar empleos de cada una de sus sedes en todo el mundo, y desde luego, cuál gana más terreno en cada continente.

Es así como Google, luego de haber descartado España para su próxima sede, instalará en Portugal un centro de operaciones con capacidad para 1.300 trabajadores, según informó el gobierno portugués.

Se estima que la sede será el mayor centro europeo de Google después del de Dublín, lo que el gobierno considera como la victoria de un “proceso competitivo” por las posibilidades de desarrollo que el hecho representa.

¿Más posibilidades que en España?

A pesar de que España fue elegida para el Campus de Emprendedores en 2014, Google se decidió por Portugal para este ambicioso proyecto. Las razones pueden estar vinculadas a que el gobierno liderado por Antonio Costa brinda mayores facilidades fiscales a las empresas no residentes.

En contraparte, durante una reunión sostenida por el responsable de Google en Europa, Matt Brittin, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se cayeron los proyectos de hacer la sede en el país, por la denominada Tasa Google, implementada como un nuevo impuesto a los servicios digitales.

Portugal, la puerta de emprendimiento tecnológico

“Una de las cosas en las que los gobiernos deben pensar es cómo implementar un conjunto de políticas que atraigan, particularmente, a jóvenes emprendedores y el tipo de personas que van a construir las aplicaciones, servicios y tecnologías de éxito del futuro”, afirmó Brittin en entrevista con la revista Insider.

Por otro lado, añadió elogios del país por hacerse cada vez más tecnológicos. “El Gobierno de Portugal parece estar comprometido con esta idea y sobre cómo pueden tener un papel en ello», aseguró el director de Google en Europa.