Google niega el desarrollo de su navegador con censura para China, DragonFly.

En declaraciones dadas a CNET en Español, un portavoz de Google asegura que el reporte difundido por The Intercept, que cita a fuentes internas de la compañía, es “especulación” e “incorrecto”. La realidad es que el desarrollo del navegador está paralizado y “los miembros se han movido a otros proyectos”.

Lee también: “Google podría seguir trabajando en su navegador censurado para China”

“Como hemos dicho por varios meses, no tenemos planes de lanzar Search en China y no estamos trabajando en dicho proyecto”, dijo el portavoz a CNET en Español. Estas declaraciones coinciden con las palabras del presidente ejecutivo de Google, Sundar Pichai cuando dijo que la empresa no tenía planes de lanzar este producto, durante una conferencia en Estados Unidos el año pasado.

A finales del 2018, Google empezó a desarrollar su propio navegador con censura para China al que llamó DragonFly. Esta versión se sometería a los estándares del comunismo en la Gran China pues limitaría la búsqueda de términos relacionados con democracia, religión, libertad de culto o expresión, por lo que los defensores de los derechos humanos estuvieron en contra.

La oposición a la idea, desde expertos hasta empleados de Google, hizo que el proyecto llegara a su fin. Ahora Google enfrenta el disgusto de miembros de sus filas por el rumor del desarrollo de Drangonfly y otros problemas internos como el tratamiento a los casos de acoso en la empresa.