Se avizoraba en el horizonte. Google realizará modificaciones en su polìtica de correos y en marzo de 2019 cerrará el servicio Inbox para centrarse solo en Gmail.

La compañía dio a conocer la noticia en su blog oficial argumentando principalmente que, luego de la más reciente actualización de Gmail, muchos de los atractivos de Inbox ya no eran novedosos y el nivel de audiencia bajó condiderablemente.

Habìa señales que podían dejar entrever tal medida, una de ellas era que Gmail recibió un importante rediseño este año, adaptándolo a sus nuevas reglas de Material Design que está recibiendo Android pero Inbox, por el contrario, se mantenía con la interfaz “intermedia”.

Normalmente Google tiene dos apps para lo mismo, y al final acaba dejando la más popular o la que mejor funciona.

Google lanzó Inbox en octubre de 2014 y cambió algunas reglas básicas de la gestión de cuentas de correo en smartphones, apostando por una experiencia más personalizada e inteligente.

Entre sus principales atributos se encontraba la posibilidad de destacar mails importantes, agrupar correos de un mismo tipo o utilizar el modo snooze, elementos que, poco a poco, comenzaron a integrar multitud de aplicaciones de correo y, también, el propio Gmail.

Funcionaba con la misma cuenta y tenía la misma información, pero gestionándola de forma diferente. Por ejemplo, el correo electrónico se agrupa automáticamente en categorías dependiendo del tipo de correo, como por ejemplo compras o viajes. También se pueden posponer emails para leerlos en el futuro como si fueran alarmas, o dejar uno marca como importante en la parte superior, así como también se estrenaron aquí las respuestas inteligentes.

Los grupos de correos ya están disponibles de manera similar en Gmail con la interfaz de pestañas. Otras funciones como las respuestas inteligentes o el aplazar los emails llegaron con el rediseño de la interfaz.

Por lo general, Inbox era el campo de pruebas de todas las novedades e ideas que a Google se le iban ocurriendo con respecto al correo electrónico, y luego implementaban las que mejor funcionaban en Gmail.

Por lo pronto, los usuarios de Inbox tienen seis meses por delante para seguir usándolo.

La transición a Gmail no debería ser complicada, pero para evitar molestias a los usuarios del primer gestor, la compañía ha preparado una pequeña guía para ayudarlos a entender todo lo que ofrece Gmail.

Aunque el soporte para Inbox terminará en marzo de 2019 pero ya se puede deshabilitar el acceso al mismo desde la consola de administración.