En noviembre de 1974, en el observatorio de Arecibo, Puerto Rico, se hizo la primera emisión de radio lanzada al espacio con el propósito de comunicarse con vida fuera de nuestro planeta.

El mensaje enviado por el radiotelescopio más grande de la época, con una duración de tres minutos, por una serie de 1.679 dígitos binarios apuntaba a un grupo de estrellas a 25.000 años luz de la Tierra. Su destino son 300.000 estrellas que pertenecen a la constelación de Hércules, conocida como M13.

Foto: El Independiente

Hasta hoy, 44 años después, solo ha viajado 416 billones de kilómetros, una fracción bastante pequeña comparada con el trecho que le resta por recorrer.

El Mensaje

Los científicos encargados de elaborar el contenido del mensaje fueron un grupo de investigadores de la Universidad de Cornell, liderado por Frank Drake, el mismo que creó la ecuación Drake, para estimar la cantidad de civilizaciones en la Vía Láctea.

Drake, con su premisa de lograr algo “espectacular” y nunca antes visto, buscó la colaboración del astrofísico Carl Sagan para la creación del mensaje para establecer comunicación con vida inteligente en otras galaxias.

Doodle de Google para conmemorar los 44 años del “Arecibo Message”

El mensaje representa a través de un pictograma hechos característicos de la humanidad y el planeta Tierra que incluye desde el ADN humano, la figura de un hombre, el telescopio, las matemáticas hasta nuestra ubicación en el Sistema Solar.

Según el profesor de Astronomía de la Universidad de Cornell, Donald Campbell“fue un evento estrictamente simbólico” y que aprovecharon para demostrar las capacidades del equipo y del radiotelescopio, que al contar con un plato de 1000 pies de diámetro, era el más grande y novedoso de la época.

Aunque en la realidad, el Mensaje de Arrecibo tardará unos 25 mil años en cumplir su misión: dar el mensaje a las estrellas de la M13, hoy Google realza  con su doodle, la hazaña que demostró que cuando se hace uso de las capacidades y recursos eficientemente se puede lograr algo trascendente y “espectacular”.