Apple podría mantener dificultades -en el corto plazo- para medirse contra su rival Samsung en el mercado de los teléfonos plegables tras el reciente lanzamiento del Galaxy Fold, según analistas de Goldman Sachs.

En una nota publicada el miércoles, la firma calificó al nuevo dispositivo del fabricante surcoreano de US$ 1,980 como “el principal desafío potencial” para la compañía estadounidense en el mercado de teléfonos inteligentes de gama alta.

“En términos de competencia para Apple, vemos al (Galaxy) Fold como el principal desafío potencial en la ultra alta gama con un factor de forma convincente que solo la tecnología OLED plegable de Samsung puede ofrecer en nuestra opinión”, señaló el texto.

El terminal de la compañía asiática tiene una pantalla de 4,6 pulgadas cuando está plegado y de 7,3 cuando está completamente abierto. También dispone de seis cámaras en total: tres en la parte trasera, dos en el interior (operativas cuando se despliega) y una en la parte delantera, y estará disponible en negro, plata, verde y azul.

Fotografía cedida por Samsung Electronics Co. donde se muestra una vista del primer teléfono inteligente con pantalla plegable del mercado, bautizado como “Galaxy Fold”, que se dobla como si de una cartera se tratara, que fue presentado por la multinacional surcoreana este miércoles en San Francisco (California, EE.UU.). El móvil dispone de seis cámaras en total: tres en la parte trasera, dos en el interior (operativas cuando se despliega) y una en la parte delantera, y estará disponible en negro, plata, verde y azul. EFE/Samsung Electronics Co

Para los analistas de Goldman Sachs les causó preocupación que Samsung no permitiera que los asistentes de los medios probaran el Fold después del evento celebrado en San Francisco (California, EE.UU.).

En caso de que esta tecnología plegable sea un éxito, Goldman cree que Apple puede posponer su integración para los próximos iPhones.

“Consideramos que esto es un desafío para Apple, que podría encontrarse sin acceso a la tecnología OLED flexible crítica, por lo que creemos que Samsung tiene una ventaja de al menos dos años sobre otros competidores de la pantalla”, dijo la nota publicada por Business Insider.

Samsung es el fabricante de las pantallas OLED del iPhone XS y XS Max. Se rumora que el gigante estadounidense quiere reducir esa dependencia de la firma surcoreana, y según reportes de Bloomberg, ha comenzado a trabajar con LG para el suministro de pantallas a sus teléfonos inteligentes.