El gobierno de El Salvador, el primer país del mundo en adoptar bitcoin como moneda de curso legal, busca la aprobación del Congreso para emitir bonos de inversión en la criptomoneda.

La legislatura controlada por el gobierno de El Salvador anunció el martes por la noche que había recibido un proyecto de ley denominado «Ley de Emisión de Activos Digitales», cuyo objetivo es regular la oferta de dichos bonos a inversores locales y extranjeros.

La propuesta surge un año después de que el presidente Nayib Bukele anunciara que lanzaría los llamados «bonos volcán» para recaudar mil millones de dólares para financiar su proyecto «Bitcoin City», que incluía la construcción de una ciudad en la costa salvadoreña financiada con bonos respaldados por bitcoin.

Bukele luego reveló que los bonos llevaban el nombre de los 170 volcanes de El Salvador, que proporcionarían energía geotérmica para respaldar los proyectos de minería de bitcoin.

Inicialmente esperaba que los bonos estuvieran listos para su lanzamiento a principios de este año, pero según el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, se retrasaron debido a la inestabilidad económica derivada de la guerra entre Rusia y Ucrania.

El proyecto de ley recientemente propuesto, según su borrador, tiene como objetivo crear la Agencia de Administración de Fondos de Bitcoin (AAB) para supervisar, salvaguardar e invertir los fondos obtenidos de las ofertas de activos digitales y la Comisión Nacional de Activos Digitales para supervisar la emisión de bonos respaldados por bitcoin.

El Salvador, que tiene una deuda externa alta y depende en gran medida del dinero que viene del exterior, especialmente de Estados Unidos, adoptó la criptomoneda como moneda de curso legal en septiembre de 2021, con Bukele justificando la medida como una forma de traer prosperidad al país.

Hasta el momento, el gobierno de Bukele ha comprado 2.392 bitcoins a un precio de unos 107 millones de dólares, según estimaciones privadas, aunque los bitcoins ahora tienen un 63 % menos de valor después de un reciente colapso de los precios.

Fuente: Reuters