El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU. informó este jueves haber presentado cargos contra Facebook por violar las leyes de igualdad en el acceso a la vivienda al permitir la discriminación en los anuncios inmobiliarios subidos en la red social.

De acuerdo al departamento gubernamental, la compañía tecnológica permitió que las empresas inmobiliarias que publicitaban sus ofertas en el portal limitasen quién podía verlas en función de criterios como la raza, el origen nacional o la religión.

Facebook está discriminando a la gente en base a quiénes son y dónde viven. Usar un ordenador para limitar las opciones de vivienda de una persona es igual de discriminatorio que cerrarle la puerta en las narices”, indicó el secretario del departamento estadounidense Ben Carson en un comunicado al anunciar la querella.

Según el Gobierno, el gigante tecnológico permitió a los anunciantes “excluir a personas” que habían sido clasificadas por la plataforma en categorías como “padres, no nacidos en EE.UU., no cristianos, interesados en accesibilidad (para gente con movilidad reducida) o interesados en la cultura hispana”.

Además, Facebook habría ofrecido la opción a sus clientes de mostrar anuncios “solo a hombres o solo a mujeres” y de “excluir a personas en base a su barrio de residencia al trazar líneas rojas sobre un mapa”.

Todas estas prácticas constituyen violaciones de la Ley de Equidad en la Vivienda, por lo que presentó una querella civil.

En caso de que la Justicia falle a favor de la demanda del Ejecutivo, el juez podría cuantificar los daños y obligar a Facebook a compensar económicamente a los perjudicados.

Por su parte, la red social se mostró “sorprendida” por la decisión del Gobierno y aseguró que había estado trabajando con este en relación a “sus preocupaciones” y había tomado “pasos significativos para prevenir la discriminación en los anuncios”.

“El año pasado eliminamos miles de opciones para los anunciantes que podrían haber sido mal empleadas, y la semana pasada alcanzamos acuerdos históricos con (las organizaciones de defensa de los derechos civiles) National Fair Housing Alliance, ACLU y otras”, indicaron desde la compañía con sede en California.