Gmail es de sobra conocido. Este importante servicio de Google se ha consolidado como el sistema de correos electrónicos más importante y más usado del mundo. No es para menos.

Gracias a él se tiene acceso a multitud de herramientas de la compañía, pero en los últimos años ha variado muy poco. Aunque todavía se encuentra en fase de pruebas, ya es posible probar y activar el nuevo diseño que destaca, entre otras, con un aspecto visual más minimalista y sobrio, así como un lavado de cara pensado para agilizar ciertas tareas y hacer más compacta la experiencia.

Personalizar vista

Una de las novedades del nuevo diseño del servicio es que ofrece hasta tres diseños de vista diferentes (predeterminada, cómoda y compacta). Con ello, los usuarios pueden ver de un plumazo sus mensajes recibidos de una forma más visual gracias a la incorporación de iconos con el tipo de archivo adjuntado y con la posibilidad, por ejemplo, de aceptar una invitación directamente a una determinada red social como LinkedIn. Desde el menú de «Configuración» -la rueda dentada- se puede cambiar la densidad de visualización en cualquier momento.

Eliminar correos de manera más ágil

Otra de las características de Gmail es que las funciones indispensables a la hora de gestionar los correos entrantes están más a mano y se pueden utilizar de una manera más rápida y ágil.

Por ejemplo, borrar un mail tan solo hay que superponer el puntero -desde su versión para navegadores web- sobre el asunto y aparecerá un menú de opciones en la parte derecha. De tal forma que borrarlo se realiza en un solo paso, no como sucedía hasta la fecha que implicaba activar un botón y elegir la función.

Las principales tareas de eliminar, marcar como no leído y demás aparecen superponiendo el puntero. Algo que tendrá como consecuencia que, entre otras cosas, se pueda dar de baja con más facilidad a las newsletter.

Posponer mensajes

En ese sentido, entre otras funciones interesantes que se pueden encontrar destaca, especialmente, la posibilidad de «posponer» un mensaje en un tiempo determinado (hora y día).

Con ello, los usuarios deciden si quieren recibir ese correo en un tiempo posterior, algo muy útil cuando se está a destajo o se recibe un correo importante como el de unas entradas para un concierto y no quieres que se te pierdan, ya que ejerce a modo de recordatorio.

Activar notificaciones

Gmail se ha reinventado apostando por las notificaciones, potenciadas a partir del nuevo diseño y que se demuestra que la era del «push» ha vuelto. Para activar esta opción, hay que ir a «Configuración» y en elegir una de las opciones existentes en el apartado «Notificaciones de escritorio».

Aquí, el usuario puede habilitar notificaciones de correos nuevos, del tal forma que cada vez que le llegue un correo a su bandeja de entrada o a la pestaña principal recibirá una notificación o, por el contrario, hacerlo solo con los correos importantes.

Respuestas automáticas

Vivimos en la era del «machine learning» o aprendizaje automático. Y eso se tenía que notar también en los servicios digitales que más empleamos. En este caso, el nuevo Gmail permite tener a mano las llamadas respuestas automáticas e inteligentes. Gracias a la implementación de modelos basados en inteligencia artificial, el sistema «aprende» del uso dado de cada usuario para ofrecer una serie de sugerencias para contestar a los correos, como por ejemplo «Gracias», «Qué bueno», «Vale», «Felicidades» o «Lo miro».

Algo que irá cambiando conforme más se utilice y que cambiará en función de cada usuario. Es una función muy útil sobre todo para aquellos que lo utilizan como herramienta de trabajo y están recibiendo correos constantemente porque les ayudará a procesarlos más rápidamente.

Acceso directo a calendario y tareas

Aunque esta opción ya estaba disponible, ahora se tiene más a mano acceder a los calendarios y las tareas -permite hacer un seguimiento de las tareas desde un mismo lugar-. Con esta última función, los usuarios pueden ir creando una lista de cosas que debe hacer (ir a comprar, felicitar a tu pareja, mandar dinero al casero) para que no se te olvide.

Modo sin conexión

Esta es una función que viene desactivada por defecto. Para habilitarla (o instalarla, más bien) hay que dirigir a la pestaña de «configuración». Con ella, los usuarios pueden trabajar sin tener conexión, pero esta opción solo afecta a los correos que hemos decidido conservar en la pestaña principal.

Ejerce como una descarga dentro del propio sistema. Lo más probable es que se trate de correos importantes. Pero tiene un tiempo de guardado; hasta 90 días. Pasado el tiempo se elimina.

Añadir complementos

Uno de los grandes cambios producidos en esta actualización de Gmail da la mano a los complementos y la posibilidad de sacarle partido a G Suite, el catálogo de extensiones disponibles para este servicio y que amplía el abanico de opciones y permitiendo personalizar la experiencia a su antojo y dependiendo de las necesidades de cada uno.

Por ejemplo, Keep, equivalente a Evernote, y que permite crear notas. Es muy importante pero requiere de prestarle atención y conocer algunas de esas extensiones.

Mensajes que se autodestruyen

Una de las novedades más sorprendentes todavía no está disponible, pero tiene mucho recorrido. Se trata de un modo confidencial que permitirá que los correos se eliminen pasado un tiempo como sucede con las Historias de WhatsApp o Instagram o en la aplicación de mensajería efímera Snapchat.