El fabricante de equipos de telecomunicaciones Nokia informó el jueves resultados trimestrales mejores de lo esperado, ayudado por la demanda de equipos 5G a pesar de las limitaciones de la cadena de suministro y los precios más altos de los componentes.

La compañía finlandesa ha estado ganando terreno frente a rivales como la sueca Ericsson y la china Huawei después de que hizo que sus productos fueran más competitivos al invertir fuertemente en investigación y encontrar formas de reducir costos en otras áreas.

Pero la escasez mundial de chips y los nuevos bloqueos por COVID-19 en China también han ejercido más presión sobre las cadenas de suministro de Nokia. La escasez también ha hecho subir los precios de las piezas utilizadas en los productos de Nokia.

«Está muy claro que los precios están subiendo», dijo a Reuters el presidente ejecutivo Pekka Lundmark. «Hay inflación en partes, hay inflación en semiconductores, hay inflación prácticamente en todo».

«Estamos interactuando con nuestros clientes ahora con el objetivo de ver cuánto de esto se puede transferir a los precios de los clientes», dijo.

Las empresas generalmente firman contratos a largo plazo para fijar los precios, pero durante las renovaciones de contratos, una empresa necesitaría dar cuenta de los precios actuales.

«Un contrato típico podría ser por tres años, lo que significa que, al igual que en la unidad de redes móviles, un tercio de nuestros contratos se renovarán cada año», dijo Lundmark.

Desde que asumió el puesto principal en 2020, Lundmark se ha centrado en reducir los costos y ha realizado cambios para recuperarse de los pasos en falso del producto bajo la administración anterior que afectaron las ambiciones de 5G de la empresa.

Si bien Nokia está experimentando una mayor demanda en las Américas, Europa y partes de Asia, países como India, que se espera que sean un gran impulsor de la demanda de 5G, aún no han comenzado una implementación a gran escala.

El beneficio operativo comparable del primer trimestre de la empresa aumentó a 583 millones de euros desde los 551 millones de euros del año pasado, superando la previsión media de 513 millones de euros de 11 analistas encuestados por Refinitiv.

La infraestructura de red creció un 9% en moneda constante en el trimestre, impulsada por una fuerte demanda en redes tanto fijas como submarinas.

Las ventas netas crecieron un 5% a 5.350 millones de euros, superando las estimaciones de 5.260 millones.

La compañía también afirmó su perspectiva de ventas netas para todo el año de entre 22.900 millones de euros y 24.100 millones de euros en moneda constante.

A principios de mes, Nokia anunció una retirada de Rusia que daría lugar a una provisión de 100 millones de euros, pero mantuvo su perspectiva para todo el año.

Fuente: Reuters