Tesla informó el miércoles una caída menor a la esperada en las ganancias trimestrales, ayudada por una serie de aumentos de precios para sus automóviles, que Elon Musk dijo más tarde que eran «vergonzosamente altos» y podrían perjudicar los pedidos.

Tesla también vendió la mayoría de sus tenencias de bitcoins, lo que generó cargos por deterioro menores a los esperados causados ​​​​por una disminución en el valor de la criptomoneda, dijeron los analistas.

El CEO Elon Musk cambió de opinión en una conferencia telefónica posterior a las ganancias y dijo al principio que la incertidumbre macroeconómica podría tener algún impacto en la demanda de sus vehículos eléctricos, pero cuando un analista lo presionó para obtener detalles, indicó que la compañía no tenía un problema de demanda, sino un problema de producción.

Asimismo, Musk aseguró que: «no se puede simplemente subir los precios a un nivel arbitrariamente alto porque se pasa el límite de asequibilidad y luego la demanda cae por un precipicio».

«(Los precios) están francamente en niveles vergonzosos. Pero también hemos tenido muchos impactos en la cadena de suministro y la producción y tenemos una inflación loca», agregó Musk, quien anteriormente habló de «un mal presentimiento» sobre la economía.

Tesla ha subido los precios varias veces en el último año. Por ejemplo, el precio en Estados Unidos de su versión de largo alcance Model Y ahora es de 65,990 dólares, más del 30 % desde principios de 2021.

Musk dijo que esperaba que la inflación comenzara a disminuir para fines de año y que la mayoría de los precios de las materias primas se estabilizaran, lo que esperaba permitiría a Tesla reducir los precios levemente.

Las acciones de Tesla subieron un 1,7 % en las operaciones previas a la comercialización del jueves. Las acciones han bajado un 40 % desde su punto máximo en noviembre.

El director financiero, Zachary Kirkhorn, indicó que Tesla todavía estaba presionando para alcanzar un crecimiento del 50 % en las entregas este año, y agregó que si bien el objetivo se había vuelto más difícil, «sigue siendo posible con una ejecución sólida».

La fábrica de Tesla en China finalizó el segundo trimestre con un nivel de producción mensual récord, luego de verse obligada a cerrar debido a los bloqueos relacionados con COVID-19.

Musk dijo que las nuevas fábricas en Berlín y Texas tenían como objetivo producir 5.000 autos por semana para fin de año, y agregó que Berlín produjo 1.000 autos por semana en junio. Anteriormente había dicho que las nuevas fábricas eran «gigantescos hornos de dinero».

Los analistas de Morgan Stanley indicaron en un informe después del anuncio de ganancias de Tesla que ven «vientos en contra del margen a corto plazo debido a (nuevos) desafíos con el aumento de la nueva producción, particularmente en Berlín».

Los ejecutivos de Tesla reconocieron cierta escasez continua en el suministro de microchips de generaciones anteriores, pero dijeron que no había problemas importantes en el suministro de chips y baterías, salvo cierres imprevistos relacionados con COVID.

El fabricante de vehículos eléctricos registró una ganancia ajustada de 2,27 dólares por acción para el segundo trimestre que finalizó en junio frente a las estimaciones de consenso de los analistas de 1,81 dólares.

El margen bruto automotriz cayó a 27.9 %, por debajo del año anterior y del trimestre anterior.

Los ingresos totales cayeron a 16.930 millones de dólares desde los 18.760 millones de dólares del trimestre anterior, poniendo fin a su racha de registrar ingresos récord en los últimos trimestres. Los analistas esperaban 17.100 millones de dólares, según Refinitiv.

BITCOIN EN EFECTIVO

Tesla dijo que había convertido aproximadamente el 75 % de sus compras de bitcoins en moneda fiduciaria, agregando 936 millones de dólares en efectivo a su balance.

Musk indicó que la venta se realizó para aumentar la liquidez cuando Tesla no estaba seguro de cuánto tiempo continuaría el bloqueo de COVID en China. Tesla no ha vendido ninguna de sus tenencias de la criptomoneda Dogecoin.

«Esto no debe tomarse como un veredicto sobre bitcoin», dijo, y agregó que Tesla estaba abierta a aumentar sus tenencias de criptomonedas en el futuro. Musk había asegurado en mayo del año pasado que Tesla no vendería su bitcoin.

«Las pérdidas de bitcoin señalan una parte importante del caso de inversión de Tesla: su propietario excéntrico. Si bien la impresionante innovación de Musk ha sido de gran utilidad para la empresa, su estilo personal está comenzando a plantear preguntas de gobernanza», dijo Laura Hoy, analista de Hargreaves Lansdown.

Fuente: Reuters