La feria de videojuegos alemana Gamescom, llevada a cabo en Colonia, recibió este año 370 mil visitantes de 114 países, 15 mil más que el año anterior, y de los que 31 mil 200 fueron profesionales.

La feria, que está considerada como la cita europea más importante de los videojuegos, celebró del 21 al 25 de agosto su décima edición con España como país invitado.

Gamescom batió las cifras con respecto a la edición anterior: además del número de visitantes, incrementó en el número de profesionales (31 mil 200 frente a 30 mil 700 de 2017), el de países de procedencia de los visitantes (114 países frente a los 106 en 2017) y en el total de empresas expositoras (1.037 frente a 919 de 2017).

“El aumento de cifras de países participantes subrayan de forma impresionante el gran atractivo internacional de Gamescom y el aumento del interés por este singular evento de 360 grados”, subrayó Gerald Böse, presidente de la gerencia del Consejo de dirección de Koelnmesse GmbH.

En el apartado de visitantes extranjeros destaca el crecimiento experimentado de visitantes de países procedentes de Países Bajos, Gran Bretaña y Austria.