Los servicios de contenido streaming como Amazon Prime, Disney+ o Netflix tendrán que invertir por ley entre un 20 % y un 25 % de su facturación en Francia en producciones locales desde el 1 de julio, indicó este miércoles la gaceta oficial.

Esta resolución obliga a cualquier otra plataforma internacional las mismas reglas de producción cinematográficas que los servicios audiovisuales situados en Francia, de acuerdo a lo expresado por la ministra francesa de Cultura, Roselyne Bachelot, en un comunicado.

“Deberán consagrar al menos el 20 % de la facturación que realizan en Francia a la financiación de la producción de obras cinematográficas y audiovisuales europeas o en francés”, señaló.


Esta cifra aumentará hasta un 25 % para las plataformas que propongan films que hayan sido estrenados en los cines durante los últimos 12 meses.

En respuesta a esta decisión, el Gobierno francés ha negociado con los servicios streaming para que puedan emitir las películas estrenadas más recientes, ya que anteriormente debían esperar 36 meses después del estreno.

El decreto incluye cláusulas de diversidad para impedir que la contribución se centre en grandes producciones de alto presupuesto y permita financiar a las independientes.

El boletín oficial es parte de una reforma general del sector audiovisual que busca balancear la inversión de los diferentes actores y atraer la financiación de creaciones locales y europeas.