El fabricante de productos electrónicos Foxconn dijo el lunes que la operación era normal en su campus en el centro de fabricación de Shenzhen en China y que la compañía seguirá las pautas del gobierno para garantizar los esfuerzos de prevención de epidemias, así como la producción.

La compañía taiwanesa emitió la declaración luego de informes de los medios de comunicación de que las autoridades obligaron a algunas compañías, incluida Foxconn, a operar dentro de un sistema de «circuito cerrado» durante siete días para combatir la propagación de COVID.

Con Reuters