Foxconn de Taiwán, el fabricante de productos electrónicos por contrato más grande del mundo, informó este jueves que era accionista del asediado conglomerado chino de chips Tsinghua Unigroup a través de una inversión de 5.380 millones de yuanes (798 millones de dólares) por parte de una subsidiaria.

Foxconn, mejor conocido por ensamblar el iPhone de Apple Inc, está interesado en fabricar chips para automóviles en particular a medida que se expande en el mercado de vehículos eléctricos. La compañía ha estado buscando adquirir plantas de chips en todo el mundo, ya que la escasez mundial de chips inquieta a los productores de bienes, desde automóviles hasta productos electrónicos.

Foxconn dijo en un comunicado a la bolsa de valores de Taipei que su unidad Foxconn Industrial Internet Co Ltd controlaba el 99 % de una entidad china llamada Xingwei, que controla una participación del 48,9 % en una entidad diferente que a su vez posee una 20 % de participación en el vehículo que posee la totalidad de Unigroup.

Foxconn Industrial dijo en marzo que había invertido 9.800 millones de yuanes en Xingwei.

Hablando más temprano este jueves, un funcionario del Ministerio de Economía de Taiwán, que tiene que aprobar inversiones a gran escala en China, dijo que habían estado en contacto con Foxconn y «les recordaron que el caso debe revisarse antes de hacer nada».

Foxconn dijo que había manejado el caso «de acuerdo con las reglas». Pero no dio más detalles al respecto.

El gobierno de la isla se ha vuelto cada vez más cauteloso sobre la ambición de China de impulsar su industria de semiconductores y ha propuesto nuevas leyes para evitar lo que dice que China está robando su tecnología de chips, en medio de la creciente preocupación en Taipei de que Beijing está intensificando su espionaje económico.

Taipei prohíbe a las empresas construir sus fundiciones más avanzadas en China para asegurarse de que no deslocalizan su mejor tecnología.

Con origen como una sucursal de la prestigiosa Universidad Tsinghua de China, Tsinghua Unigroup surgió en la década anterior como un aspirante a campeón nacional para la rezagada industria de chips de China.

Pero la compañía se endeudó con el expresidente Zhao Weiguo, lo que la llevó a incumplir una serie de pagos de bonos a fines de 2020 y finalmente se enfrenta a la bancarrota. 

El conglomerado aún no ha producido ningún líder mundial en el sector de los semiconductores.

Fuente: Reuters