La censura a internet y en líneas generales a la libertad de expresión e información en Irán suma un nuevo capítulo a su historial. Twitter, una de las tantas redes sociales que se encuentran bloqueadas en dicha nación, mantendrá su estatus de prohibido luego de que autoridades gubernamentales ratificaran la negativa de levantar la sanción.

De acuerdo a una nota de la agencia EFE, la Fiscalía General de Irán rechazó desbloquear el acceso a Twitter en el país, como habían solicitado algunos miembros del Gobierno, y argumentó que es una red social “controlada por el enemigo”, Estados Unidos.

Para acceder a Twitter en Irán es necesario emplear programas antifiltros pero, pese a estas limitaciones, son numerosos los iraníes que tienen cuenta en esta red social, incluido el presidente del país, el moderado Hasan Rohaní, o el ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

Otras webs bloqueadas en el país son Facebook y Youtube, consideradas por los conservadores iraníes como medios de “infiltración occidental”. La última víctima de esta política de filtros fue el pasado mayo el popular servicio de mensajería Telegram.

El ministro iraní de Telecomunicaciones, Mohamad Yavad Yahromí, pidió el pasado 28 de julio debatir este asunto en el comité encargado de supervisar los sitios web, en una carta firmada por seis miembros del Gabinete y dos parlamentarios.

Pero la solicitud tuvo un no rotundo por parte de los entes encargados de regular la actividad. Abdolsamad Jorramabadí, vicefiscal general de Irán, escribió en su canal oficial del servicio de mensajería iraní Sorush que “la cuestión del desbloqueo de Twitter no se discutirá y que su filtrado no se eliminará”.

En opinión del alto funcionario, esta solicitud es “contraria a los principios legales” iraníes.

“Twitter, con sede en Estados Unidos, está controlado por el enemigo y contiene millones de contenidos delictivos”, denunció Jorramabadí que al mismo tiempo instó al Ministerio de Telecomunicaciones a garantizar la implementación de la red nacional de información y a apoyar las aplicaciones de mensajería nacional, como Sorush.

Ya desde el año pasado, Mohamad Yavad Yahromí, había informado que se está evaluando la posibilidad de desbloquear la red social en Irán. En ese momento, Yahromí dijo en una entrevista con el periódico Irán News que Twitter está dispuesto a “negociar para resolver los problemas”, aunque no precisó estos últimos.

“Twitter no es un ambiente inmoral que necesita ser bloqueado”, aseguró el ministro cuando inició las primeras gestiones para tratar de revertir la censura.

No obstante, la decisión final sobre el desbloqueo de estas redes sociales depende del Consejo Supremo para el Ciberespacio, que incluye a miembros de la judicatura iraní del ala más conservadora.