La jueza federal de Oakland (California, EE.UU.) Yvonne González Rogers dejó este lunes visto para sentencia el juicio contra Apple por supuestas prácticas monopolísticas luego de la demanda presentada por Epic Games, una batalla que podría tener grandes consecuencias para la tienda digital de la empresa de la manzanita.

“Quiero terminar esto mientras mi memoria de los testigos todavía esté fresca”, expresó la magistrada en su última intervención, abriendo así la posibilidad a una resolución temprana del caso, aunque gran parte de los expertos creen que esta podría tardar unos cuantos meses.

Epic Games, desarrolladora del popular videojuego Fortnite, demandó a Apple en agosto pasado por presuntas prácticas contrarias a la libre competencia luego de que la compañía retirara su aplicación de su tienda virtual como represalia a la nueva política de pagos de Epic.

Foto: Fortnite

Los abogados de ambas empresas dedicaron sus discursos finales a defender las tesis principales que han venido argumentando durante el juicio, referente a la definición del mercado sobre el que opera la App Store.

Para Apple, este mercado es el de los teléfonos celulares y otros dispositivos, por lo que el iPhone compite contra varios fabricantes como Samsung, Huawei y Xiaomi, e incluso contra otros equipos como ordenadores y consolas de video.

Según los abogados de Epic Games, el mercado en cuestión no son los dispositivos, sino el sistema operativo para celulares, en el que Apple y Google -contra quien también se ha querellado Epic- tienen un duopolio de facto.

Además, siempre según la versión de los demandantes, Apple ejerce un control férreo sobre su sistema operativo iOS en el que, por ejemplo, la única tienda de aplicaciones disponible es la App Store, por lo que tildaron el famoso ecosistema de la empresa de la manzana mordida de ser “un jardín vallado”.


“En el iPhone sólo se puede descargar Fortnite a través de la App Store, no hay ningún substituto posible”, argumentó el abogado de Epic Gary Bornstein.

Sin embargo, la jueza se mostró este lunes particularmente escéptica con el argumentario de Epic, apuntando que a su parecer es decisión del consumidor comprar o no comprar uno de estos dispositivos en primer lugar, aunque ello suponga posteriormente encontrarse “encerrado en ese jardín”.

“La estrategia de negocio de Apple es crear un ecosistema que resulta increíblemente atractivo a sus clientes. Si compras uno de estos dispositivos que te encierran en un jardín vallado, sabes lo que estás haciendo y eres tú quien toma esa decisión”, respondió la magistrada a los argumentos de la parte demandante.

Con información EFE