Una fibra óptica submarina de más de 3.500 kilómetros de largo unirá a Chile desde Arica por el norte hasta la ciudad de Puerto Montt por el sur, anunciaron este sábado ejecutivos de la empresa GTD chilena a cargo de la obra.

Explicaron que la obra que contempla dos años de trabajo con un cable sumergido a más de 2 mil metros de profundidad en el océano Pacífico duplicará la capacidad de la transmisión de datos y calidad de Internet actuales, entregando mejor conectividad ante desastres naturales, eventos que suceden muy a menudo en Chile.

La iniciativa de GTD, con operaciones en Chile, Colombia, Perú y España, que fue presentada hace unos días a la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, demorará 2 años en concretarse, y en el trabajo se utilizarán complejos sistemas robóticos y se conectará a la red submarina de GTD existente entre Puerto Montt y Puerto Chacabuco, situado en la sureña región de Aysén.

El proyecto denominado, “Prat”, tendrá una capacidad inicial de 4 terabits por segundo, duplicando la capacidad actual de Chile.

Esta red tendrá puntos de contacto en las ciudades de Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, todas en el norte; Valparaíso, en el centro del país; Talcahuano y Puerto Montt, en el sur, en una sola red de alta capacidad integrada a la Red Troncal de Fibra Óptica y de Data Centers de GTD a lo largo de Chile.

Junto a estos beneficios, el nuevo trazado de fibra óptica submarina permitirá la creación de un anillo de conectividad digital que preparará a Chile para la llegada de inversiones tecnológicas y que tomarán a nuestro país como puerto de enlace hacia otros países de Sudamérica, porque la calidad y la disponibilidad de ancho de banda será similar a la de países desarrollados.

Juan Manuel Casanueva, presidente del directorio de GTD, señaló a los periodistas que están “muy orgullosos” de hacer esta inversión que significará “mejorar la conectividad de los chilenos”.

“En GTD estamos ayudando al desarrollo del país a través de completar nuestra red y conectar desde Arica a Coyhaique, por el sur, por medio de una moderna red de fibra óptica”, recalcó.

El ejecutivo, aseguró, además, que su empresa fue la primera compañía que apostó por la conectividad submarina en el sur de Chile y es la que tiene la mayor experiencia para generar este nuevo trazado, que llevará al país a nuevos estándares de calidad.

“La zona norte ganará redundancia, eficiencia, calidad y velocidad en sus conexiones, mientras que los habitantes del sur tendrán más posibilidades de competir en un mundo globalizado que requiere de estándares superiores para seguir creciendo en la transformación digital y atraer más inversiones a las regiones de Chile”, enfatizó

La ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, destacó los beneficios que trae para el sector de telecomunicaciones la cooperación público – privada.

“Cuando los privados y el sector público trabajan en conjunto, sólo puede haber beneficios para los ciudadanos. Esperamos seguir sumando nuevos acuerdos durante este gobierno para que las telecomunicaciones en el país sigan creciendo y mejorando la calidad de vida de todos los chilenos”, subrayó.

Por su parte, la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, valoró la iniciativa y señaló que se debe “seguir impulsando el despliegue de fibra óptica, que permita mejorar la calidad de conexión a Internet que tienen hoy muchos chilenos, y sacar de la marginalidad digital a otros que hoy no tienen conexión”.

Gidi agregó que “este tipo de alianzas demuestra el atractivo que tiene el sector de telecomunicaciones chileno” y mostró su deseo de seguir atrayendo inversión al país.

Según los ejecutivos de la empresa, el proyecto del trazado submarino mejorará el servicio y operación de la red de centros de datos de GTD, conformada por 5 datacenters con certificación Tier III, ubicados en Santiago, Lima y Medellín, más uno próximo a inaugurarse en la ciudad de Puerto Montt.

En cuanto al trazado e ingeniería, se contemplan normas de máxima seguridad y de redundancia, lo que significará contar con sistemas especiales para evitar accidentes e interrupciones de servicio ante desastres, anclajes y redes de pesca de arrastre.