Un fallo de ingeniería en el proceso de creación del chip A16 de Apple hizo que la GPU del iPhone 14 Pro resultase menos potente y eliminase características como el soporte para trazado de rayos,debido a que consumía más energía de la esperada y habría afectado a la vida útil de la batería.

La compañía estadounidense presentó el iPhone 14 Pro el pasado mes de septiembre, cuando adelantó algunas características de su nuevo chip A16 Bionic, como que integra cerca de 16.000 millones de transistores y se ha fabricado con un proceso de 4 nanómetros, lo que se traduce en un mayor rendimiento y un menor consumo energético.

Además, la compañía dirigida por Tim Cook, destacó que el procesador A16 Bionic contaba con un motor neural capaz de realizar 17 billones de operaciones por segundo, y en general, mejoraba el sistema de cámara. Esto es posible porque todos sus elementos, incluidas la ISP, permiten realizar 4 billones de operaciones por foto.

Sin embargo, a la hora de informar sobre las características de la GPU de este chip, Apple solo mencionó que disponía de cinco núcleos y que ofrecía un ancho de banda 50 por ciento mayor. Ahora, The Information reveló que, al final del proceso de desarrollo del procesador, se descubrieron errores en el diseño y, como consecuencia, se desecharon algunas características que la compañía planeaba incluir en la GPU.

En resumen, debido a estos errores, que Apple detectó tarde, la compañía decidió descartar los planes para el chip A16 y obtener una GPU menos potente. Por ello, eliminaron tecnologías como el trazado de rayos, un sistema con el que se consigue que la luz en los videojuegos actúe como la luz de la vida real.

Si bien al comienzo de las simulaciones de este chip la compañía creyó que este diseño funcionaría correctamente, una vez se fabricaron los prototipos, vio cómo la GPU consumía más energía de la esperada. Esto afectaría a la vida útil de la batería, que tendría menos autonomía de la prevista, y habría ocasionado sobrecalentamientos en los dispositivos.

Además, el informe deja ver que el equipo encargado del desarrollo fue «demasiado ambicioso» intentando crear una GPU de última generación con características muy avanzadas. Como producto resultante, el iPhone 14 Pro utiliza una GPU más similar a la de su modelo anterior.

Fuente: Portaltic