En pleno debate sobre contenidos inapropiados en las redes sociales (e incluso que podrían conllevar consecuencias penales), Facebook ha preguntado a sus usuarios acerca de cómo reaccionarían ante una situación de abuso, aunque proporcionando unas respuestas que han hecho saltar las alarmas de la comunidad y por las que la compañía ha tenido que pedir perdón.

En una encuesta diseñada para evaluar las opiniones de sus «moradores» sobre las políticas de la red social creada por Mark Zuckerberg (titulada «un mundo ideal en el que los usuarios pudiesen establecer las políticas de Facebook»), una de las preguntas proponía cómo reaccionarían las personas ante una queja acerca de «un mensaje privado en el que un hombre adulto pregunta a una niña de 14 años por imágenes sexuales». Entre las posibles respuestas, como recogió The Guardian, se encontraba la posibilidad de marcar: «Este contenido debe permitirse en Facebook. No me importaría verlo». En la misma, también se podía ver la misma opción, pero con la variante «no quiero verlo».

Tras hacerse público el hecho, el vicepresidente de producto de Facebook, Guy Rosen, twitteó una disculpa por esta pregunta y afirmó que dicha respuesta «no debería haber formado parte de la encuesta».

El mismo Rosen ha afirmado que este test no tenía la intención de decidir la postura de Facebook sobre la pedofilia. «Realizamos encuestas para comprender cómo piensa la comunidad sobre cómo establecemos las políticas. Pero este tipo de actividad es y siempre será completamente inaceptable en Facebook. Trabajamos regularmente con las autoridades si somos identificados. No debería haber sido parte de esta encuesta. Eso fue un error». The Guardian ha publicado otra declaración de Facebook que afirma que esta encuesta se ha detenido.