Y continuan las informaciones en relación a Australia y Facebook, esta vez la red social anunció que restaurará las páginas de noticias australianas, poniendo fin a un conflicto sin precedentes de una semana después de obtener concesiones del gobierno sobre una ley propuesta que requerirá que los gigantes tecnológicos paguen a las compañías de medios tradicionales por su contenido.

Ambas partes reclamaron la victoria en el choque, que ha atraído la atención mundial ya que países como Canadá y Gran Bretaña consideran pasos similares para controlar las plataformas tecnológicas dominantes y preservar la diversidad de los medios.
Si bien algunos analistas dijeron que Facebook había defendido su modelo lucrativo de recolectar dinero publicitario por los clics en las noticias que muestra, otros dijeron que el compromiso, que incluye un acuerdo sobre cómo resolver disputas, podría ser rentable para la industria de los medios, o al menos para los editores con alcance e influencia política.