Facebook necesita una mayor regulación, con la puesta en marcha de medidas urgentes y más duras para poner fin la propagación de desinformación en la red social, indicó este lunes un comité de la Cámara de los Comunes británica.

A través de un informe, el Comité de Cultura, Medios, Digital y Deportes critica al fundador de la compañía, Mark Zuckerberg, al asegurar que ha fracasado a la hora de demostrar “liderazgo o responsabilidad personal” sobre las noticias falsas.

El documento de la cámara baja hace referencia a este tipo de noticias procedentes de otras naciones, que, de acuerdo a los parlamentarios, constituye un riesgo para la democracia británica.

Los diputados investigaron a la plataforma estadounidense por el escándalo de la consultora Cambridge Analytica, que cerró 2018 al revelarse que utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de usuarios de esa red, que se pudieron utilizar para influir en la campaña electoral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en 2016.

Foto: feelingthenet.com

“La democracia corre riesgo al tener como blanco, de manera maliciosa e implacable, a los ciudadanos con desinformación y unos ‘anuncios oscuros’ de unas fuentes no identificables, entregadas a través de las grandes plataformas de redes sociales que usamos todos los días”, destacó el documento.

“Las grandes compañías tecnológicas fracasan en su deber de cuidar a sus usuarios”, añadió.

El comité solicitó la creación de un código de ética obligatorio para las empresas de tecnología bajo la supervisión de un regulador independiente, permitir que ese regulador tenga los poderes necesarios para tomar medidas legales contra las compañías que violan los códigos de conducta y obligar a las redes sociales apartar contenido que pueda ser perjudicial para los usuarios.

En respuesta a este documento, Facebook señaló que comparte la inquietud del comité sobre las “fake news” y expresó su satisfacción por haber respondido en los últimos 18 meses a las preguntas que le manifestaron los parlamentarios.

“Estamos abiertos a una regulación significativa”, indicó el grupo de Zuckerberg, y agregó que la plataforma puso en marcha cambios importantes, como exigir que “los anuncios de naturaleza política desvelen el origen de su financiación”.

El presidente del comité, Damian Collins, admitió sus problemas a la hora de tratar con Facebook y su fundador durante la investigación pues la red buscó “frustrar nuestro trabajo al dar respuestas incompletas, falsas y a veces engañosas a nuestras preguntas”.

El comité no aportó una lista de noticias falsas, pero indicó que este problema se presenta en otras plataformas como Twitter, reseñó EFE.