Facebook anunció este miércoles un programa que otorgará a 5.000 personas con becas para estudiar cómo usar sistemas de inteligencia artificial respetando la privacidad de los datos de los usuarios y garantizando la seguridad.

Así lo indicó la compañía en el marco de la conferencia de desarrolladores F8 que la firma celebra estos días en San José, California (EE.UU.). Las becas son para el nuevo curso online “Inteligencia Artificial Segura y Privada” que ofrecerá el portal de educación virtual Udacity.

El objetivo del curso, que durará tres meses, es entrenar modelos de inteligencia artificial “de manera segura y usando datos privados distribuidos con privacidad diferencial, aprendizaje federado y técnicas de computación encriptadas”, según reza la descripción de Udacity.

El proceso de solicitud está abierto mediante la página web de Udacity desde este miércoles hasta el 21 de mayo a cualquier persona mayor de 18 años, aunque se recomienda que se tenga un conocimiento y nivel de experiencia básico de la herramienta de programación Python y de aprendizaje automático.

Facebook es en la actualidad una de las compañías punteras en el uso de inteligencia artificial y aprendizaje automático, es decir, el procesamiento de enormes cantidades de datos por parte de máquinas para “tomar” decisiones en base a algoritmos, pero está muy atrás en materia de privacidad.

Rivales directos de la red social en el área de la inteligencia artificial como Apple y Google, por ejemplo, llevan mucho más tiempo trabajando en este sentido y han podido desarrollar técnicas efectivas pero mucho menos intrusivas.

“Sé que en estos momentos, y diciéndolo de manera suave, no tenemos exactamente la mejor de las reputaciones en cuanto a privacidad, pero me comprometo a hacer las cosas bien y a dar comienzo a una nueva etapa para nuestros productos”, expresó este martes al abrir la conferencia Mark Zuckerberg.

En marzo Zuckerberg prometió reconvertir Facebook en una “plataforma de comunicaciones centrada en la privacidad” tomando como referente a la aplicación de mensajería WhatsApp, propiedad del gigante tecnológico.

En esa oportunidad el cofundador de la red social explicó que la gente “cada vez tiene más interés en conectar con otros de forma privada en lo que sería el equivalente digital de un salón”.