Este lunes Facebook ha refutado una investigación de The Wall Street Journal y niega que 360 millones de usuarios  sean adictos a la plataforma, señalando que adicción no equivale a uso problemático y ha destacado sus medidas recientes para evitar estos usos nocivos.

A través de un comunicado Facebook ha aclarado el enfoque de su ultimo informe, en el que se estudiaban  los usos problemáticos con el fin de reprender a The Wall Street Journal por un articulo publicado en el que acusa a la compañía de promover la adicción al internet.

Según lo expresa la plataforma en base a las conclusiones obtenidas por ellos, 1 de cada 8 usuarios registrados en Facebook  que el uso compulsivo de las redes sociales repercute en su sueño, el trabajo o las relaciones sociales.

Por esto y por las acusaciones hechas en su contra, Facebook quizo aclarar la finalidad del informe y acusa a The Wall Street Journal de tergiversar la información , asegurando que la red social cuenta con un equipo de profesionales que busca garantizar que los usuarios utilicen sus apps de forma segura.