La lista de problemas legales para Facebook se sigue agrandando y esta vez ha sido el Departamento de Vivienda de Estados Unidos el que hay formalizado una queja contra la compañía por presuntas prácticas discriminatorias en su plataforma bajo su sistema de anuncios.

“Facebook permite a los anunciantes obtener el control de los anuncios inmobiliarios que los usuarios reciben en función de la raza, el color, la religión, la sexualidad, el estado civil, la nacionalidad de origen, la discapacidad y el código postal”, denunció la dependencia gubernamental en una declaración difundida por la agencia AFP.

En la querella se señala que la referida red social ofrece herramientas a los anunciantes para dirigirse a los inquilinos o posibles compradores de casas o apartamentos en función de su color de piel o su origen social.

Algunos anuncios inmobiliarios están dirigidos solo a ciertos usuarios, mientras que otros usuarios, que padecen una discapacidad o practican cierta religión, no los ven, acusó el Departamento.

Además, los anuncios a menudo no llegan a usuarios cuyo perfil en Facebook indica que están “interesados ​​en América Latina, Canadá, el sudeste asiático, China, Honduras o Somalia”, añadió.

En el documento presentado el viernes, el Departamento de Justicia se pone de parte de los demandantes, diciendo que la compañía les estaba permitiendo a los anunciantes violar las leyes de viviendas.

Dijo que del departamento de viviendas presentó su queja administrativa el martes.

El gigante tecnológico ha logrado una facturación de anuncios gigantesca de casi 360.000 millones de euros gracias, en parte, a la facilidad con la que permite que los anunciantes elijan audiencias específicas.

La empresa transforma cada ‘me gusta’, actualización de estado y click del ratón en un detallado perfil de consumidor y luego vende a los anunciantes el poder de atraer la atención de los usuarios.

El increíble detallismo con que se puede elegir una audiencia específica al poner un anuncio en Facebook (que incluye información sensible como la edad y la “afinidad étnica” es atractiva para los anunciantes que no quieren gastar dinero presentando sus productos a personas que no encajan en el perfil demográfico que buscan. Sin embargo, las leyes de derechos civiles prohíben en EEUU la discriminación por factores personales en anuncios de viviendas, empleo y crédito.

Un vocero de Facebook salió al paso a las acusaciones señalando que la compañía no permite discriminación y que ha fortalecido sus sistemas para prevenir mal uso.

“No hay lugar para la discriminación en Facebook, está prohibido en nuestras regulaciones internas”, respondió el grupo a la AFP.

“En el último año hemos fortalecido nuestros sistemas para protegerlos del mal uso”, agregó la red social, e indicó que cooperará “directamente” con el Departamento de Vivienda para tratar de aliviar sus preocupaciones.

No es la primera vez que Facebook enfrenta este tipo de inconvenientes, que ya datan de hace algún tiempo con una demanda por la misma razón en el mes de marzo por un grupo de activistas.

Recientemente, Facebook firmó una promesa legal asegurando que no va a permitir a los anunciantes este tipo de exclusiones. El acuerdo con el Fiscal General Bob Ferguson, fue el resultado de una investigación de aproximadamente dos años sobre el gigante de redes sociales, que provino de una serie de informes en ProPublica, que comenzaron en 2016, donde se descubrió que los anunciantes, utilizando las herramientas de micro-segmentación de Facebook, podrían ocultar los anuncios de vivienda de los usuarios afroamericanos y otras minorías.