Facebook presentó este martes en Estados Unidos una demanda contra la empresa tecnológica israelí NSO Group, a la que señala de haber hackeado teléfonos de particulares al infectarlos con su software espía a través de la plataforma de mensajería WhatsApp.

La querella fue presentada este martes en los juzgados federales del distrito norte de California, con sede en San Francisco, y en ella se especifica que la presunta campaña de NSO Group fue contra alrededor de un centenar de periodistas y activistas defensores de los derechos humanos, entre otros, reseñó EFE.

“Al ser incapaces de romper la encriptación de WhatsApp entre emisor y receptor, los acusados desarrollaron su malware para poder acceder a mensajes y otras comunicaciones después de que fuesen descifradas en los dispositivos receptores”, expresa la demanda presentada por Facebook.

Logo of WhatsApp, the popular messaging service bought by Facebook for USD $19 billion, seen on a smartphone February 20, 2014 in New York. Facebook’s deal for the red-hot mobile messaging service WhatsApp is a savvy strategic move for the world’s biggest social network, even if the price tag is staggeringly high, analysts say. AFP PHOTO/Stan HONDA (Photo credit should read STAN HONDA/AFP/Getty Images)

Según la compañía dirigida por Mark Zuckerberg, el grupo israelí habría analizado al detalle la aplicación de WhatsApp y habría desarrollado un programa capaz de igualar de manera precisa el tráfico de red en la plataforma, lo que le habría permitido transmitir código maligno sin ser detectado por sus servidores.

Además de periodistas y activistas, los querellantes aseguraron que también se hackearon los móviles de diplomáticos, disidentes políticos y miembros de Gobiernos a petición de los clientes de NSO Group, que en ocasiones fueron “Gobiernos extranjeros”.

“Esto debería servir de alerta para las compañías de tecnología, Gobiernos y todos los usuarios de internet. Las herramientas que permiten la vigilancia de nuestra vida privada están siendo usadas de forma abusiva, y la proliferación de esta tecnología en manos de compañías irresponsables y de Gobiernos nos pone a todos en riesgo”, señaló el jefe de WhatsApp, Will Cathcart.

Al presentar la demanda en los juzgados, Cathcart publicó una columna en la versión digital del diario The Washington Post en la que explicó lo ocurrido y aprovechó para hacer una defensa de la privacidad online, a pesar de los numerosos escándalos en los que se ha visto envuelta Facebook por este motivo.

En mayo pasado, Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos ya presentaron una petición ante el Tribunal de Distrito de Tel Aviv para que Israel cancelase la licencia de exportación de NSO Group, por el presunto espionaje mediante WhatsApp.