Fabricantes de chips en Texas como Samsung Electronics Co Ltd necesitarán un par de semanas para reanudar la producción después de los cierres causados ​​por el clima severo, y los clientes podrían enfrentar efectos colaterales en varios meses, dijo un representante de un organismo comercial.

Es evidente que este cierre amenaza el suministro de chips a medida que la industria se esfuerza por satisfacer la demanda, que está aumentando especialmente en el sector automotriz, pero también para computadoras portátiles y otros productos a medida que las economías se recuperan del impacto de la pandemia.
Los fabricantes de chips ahora tienen la energía, el agua y el gas que necesitan para operar, pero necesitan tiempo para reiniciar las herramientas y limpiar las fábricas, dijo Edward Latson, director ejecutivo de la Asociación Regional de Fabricantes de Austin.