Recientemente un grupo de científicos de laboratorio de la Universdidad de Massachusetts Amherst creó un conjunto de ‘liquibots’ capaces de funcionar sin necesidad de electricidad y de manera autónoma.

El Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley descubrió la posibilidad de recargar o alimentar a estos robots con sal depositada en la solución líquida. De tan solo dos milímetros de diámetro, este grupo de máquinas se alimentaría de la sal volviéndose más pesados, por lo que podrían sumergirse hasta el fondo de un contenedor para recoger un determinado producto químico y mediante una nueva reacción que genera una burbuja de oxígeno volver a la superficie.

Luego de emerger, los ‘liquibots’ podrían descargar los químicos obtenidos para volver a alimentarse y sumergirse de nuevo, cumpliendo la tarea en un ciclo continuo mientras haya comida en el sistema.

Una vez descubierto y realizado el experimento, la tarea de los investigadores será la de buscar posibles aplicaciones de estos dispositivos en diferentes tareas como detectar sustancias en el medio ambiente.