YouTube y Facebook facilitan a los adolescentes y adultos comprar esteroides y otras drogas que mejoran el rendimiento y la apariencia física, según un nuevo estudio realizado por dos organizaciones sin fines de lucro, la Fundación Taylor Hooton y Ciudadanos Digitales Alianza.

Después de algunas búsquedas de esteroides, los investigadores vincularon rápidamente a numerosos videos sugeridos por la plataforma de video que mostraban a quién contactar para comprar dichas sustancias, con un número de contacto de WhatsApp y cómo utilizarlos.

A partir de ahí, para demostrar lo fácil que es adquirir estos medicamentos, las organizaciones compraron y probaron los suplementos para mejorar la apariencia y el rendimiento desde un enlace en una página de la red social Facebook que se había establecido como un mercado en línea para APED y esteroides.

Los investigadores encontraron más sugerencias y anuncios que vinculan a los distribuidores que aparecen cada vez más en el contenido, especialmente en el de culturismo o fitness en Facebook e Instagram.

En una encuesta de personas que han usado esteroides, también encontraron que más de la mitad que los usan ahora están recurriendo a éstos simplemente para mejorar su apariencia, y no para rendir en alguna actividad deportiva.

Imagen referencial de personas realizando alguna actividad fitness

Facebook y Youtube se defienden

Sin embargo, un portavoz de YouTube informó a CNBC que eliminó 90 mil videos clasificados como “dañinos o peligrosos” entre abril y junio de este año, una categoría que incluye el uso de esteroides y otras actividades riesgosas que podrían provocar lesiones.

Mientras que un portavoz de Facebook dijo al medio que: “Nuestros Estándares de la Comunidad dejan muy claro que la compra, venta o comercialización de medicamentos, que incluyen esteroides, no está permitida en ninguna parte de las Páginas, en la publicidad ni en ningún otro lugar de Facebook. Eliminamos cualquier contenido que viole estas políticas cuando nos damos cuenta de su presencia”.

Según una encuesta en la que participaron unos 2.500 estadounidenses en julio por Digital Citizens Alliance, el 10% de los participantes respondieron que habían usado esteroides, de los cuales 13% eran hombres y el 8% mujeres.