La posible llegada de robots al mercado laboral de Portugal supondría la eliminación de 1,1 millón de empleos en apenas 11 años, según indicó este jueves un estudio publicado por la Confederación Empresarial (CIP) de ese país.

En la investigación participó McKinsey Global Institute y la Nova School of Business and Economics, quienes señalan que los sectores más afectados serán la industria transformadora y el comercio, donde se reunirían una parte importante de las pérdidas de puestos que actualmente desempeñan humanos.

De acuerdo a los autores, Portugal “tiene un potencial de automatización relativamente alto, debido al peso de la industria transformadora y las tareas repetitivas”, que hace que actualmente la mitad del tiempo empleado en esas actividades laborales pueda ser automatizado.

Ese porcentaje podría incrementarse hasta el 67 % en 2030, año para el que, si se incorporen robots que realicen todas esas labores, se llegaría a la pérdida de 1,1 millón de puestos de trabajo humano, la mayoría basados en la repetición.

En este estudio se analizaron 800 ocupaciones y 2000 tareas desempeñadas en múltiples sectores. Además, se identificaron 18 competencias básicas necesarias para el desempeño de cualquier posición y cuál es la capacidad de automatización de cada una de ellas, dice la nota.

Es el caso de la “operación de maquinaria, tareas administrativas y todas las que representen interacción con el cliente”, reseñó la agencia EFE.

La investigación revela que esa cifra “podría ser compensada” por la creación de entre 600 mil y 1,1 millón de nuevos empleos en sectores como la sanidad, asistencia social, ciencia, profesiones técnicas y construcción, trabajos que supuestamente los robots no podrán ejecutar.

El estudio también compara el potencial de Portugal con otras siete naciones y acaba con que solo los japoneses superan a los lusos en cuanto a posibilidades de reemplazo de humanos por robots.

El informe estima que el 26% del tiempo empleado en el trabajo en Portugal pueda estar automatizado en el año 2030.