Desde la presentación oficial de los nuevos iPhone por parte de Apple, mucha información se ha mostrado a la opinión pública. Como es común cuando se lanzan los aparatos, los análisis de funcionamiento y partes físicas están a la orden del día, tal como sucede con iFixit y TechInsights, que realizaron un exhaustivo examen a los aparatos revelando que utilizan componentes fabricados por Intel Corp, Micron Technology y Toshiba.

Los estudios de la firma de reparación iFixit y la de análisis de procesadores TechInsights, que abrieron los modelos y fueron publicados esta semana, están entre los primeros que desmontan los teléfonos Xs y Xs Max, dispositivos que salieron a la venta en las tiendas de todo el mundo el pasado viernes.

De acuerdo a una nota de Reuters, el examen de iFixit mostró que el iPhone Xs y Xs Max usan el chip de comunicaciones y módem de Intel en lugar de componentes de Qualcomm, que había sido proveedor de Apple pero está envuelta en una disputa legal con la empresa de Cupertino, California, por sus prácticas de licencias.

Los más recientes iPhone también tenían chips de memoria DRAM y NAND de Micron y Toshiba, según iFixit. Revisiones previas al iPhone 7 habían hallado procesadores DRAM fabricados por Samsung en algunos modelos.

La disección de TechInsights a un iPhone Xs Max con una capacidad de almacenamiento de 256 gigabytes reveló chips DRAM de Micron, pero memorias NAND de SanDisk, que es propiedad de Western Digital Corp y trabaja con Toshiba como proveedor de chips NAND.

Los técnicos de iFixit y TechInsights también hallaron componentes de compañías como Skyworks Solutions, Broadcom, Murata, NXP Semiconductors, Cypress Semiconductor, Texas Instruments y STMicroelectronics.

En el reporte de la referida agencia internacional de noticias se indica que,al menos por el momento, no fue posible contactar inmediatamente a Apple para que realizara comentarios acerca de esta información.

El convertirse en proveedor de partes para el iPhone de Apple es considerado un éxito para los fabricantes de procesadores y otras firmas de manufacturas.

Si bien Apple publica una extensa lista de abastecedores cada año, no revela los componentes ni las compañías que los producen y pide a sus proveedores que mantengan silencio.

Eso hace que desmontar el teléfono sea la única forma de determinar el detalle de las partes del móvil, aunque analistas también recomendaron tener cautela a la hora de sacar conclusiones, debido a que Apple a veces utiliza más de un proveedor para una parte. Lo que se encuentra en un móvil podría no venir en otro.