De acuerdo con un análisis de Yahoo! Finance, del 1 de enero al 26 de mayo pasado, las 10 grandes firmas de tecnología a nivel mundial han sumado una pérdida de hasta 4 mil millones de dólares (USD) de capitalización bursátil. Estás son Microsoft(20.6%), Apple (21.7%), Alphabet, (25.9%), Amazon, (34.9%), Nvidia (41.6%), Tesla, (41.9%), Meta (44.4%), Spotify (55.3%), PayPal(58.8%) y  Netflix (68.1%)

Sin embargo, hay otras fuera del top 10 con situaciones más graves, como es el caso de Snap, que tuvo una estrepitosa caída del 72 por ciento.

La dueña de la red social de videos cortos Snapchat, que hasta hace lustro atrás era la favorita entre los usuarios más jóvenes, fue desplazada por la competencia Instragram Stories y la china TikTok.

Más allá de eventualidades como la de la caída de suscriptores –como los casi 200 mil que sufrió recientemente Netflix– o las dificultades en el mercado publicitario digital, uno de los principales factores que han conducido a esta situación, es el aumento de los tipos de interés anunciado por la Reserva Federal de los Estados Unidos, una medida orientada a contener la fuerte inflación desatada tras la impresión descontrolada de dólares desde que comenzó la crisis sanitaria.

Otro factor es la incertidumbre a la hora de invertir por la invasión a Ucrania por el ejército de Rusia, país donde incluso varias de estas firmas han suspendido sus servicios como respuesta al conflicto; o bien, la prudencia ante una desaceleración de la economía global.

Y es que en la industria publicitaria hay un mantra que dice que la inversión en marketing suele ser uno de los primeros grifos que se cierran en las empresas cuando la situación económica es desfavorable. Algo que contextualiza el peor desempeño de empresas donde estas inversiones son importantes como Alphabet, Amazon o Meta, frente a otras donde es secundario o residual, como Apple, y Microsoft.

Cabe mencionar que las tecnológicas vivieron su década dorada entre 2010 y 2019, con crecimientos sostenidos que llevaron a varias empresas a superar holgadamente las capitalizaciones de mercado por encima del billón de dólares, llegando a rozar los tres billones en el caso de Apple, que lleva casi tres décadas sin conocer lo que es una crisis, pues las dos previas fueron compensadas de forma casi milagrosa por la llegada simultánea de dos productos que cambiaron la historia de la empresa, como el iPod y el iPhone.

Pero actualmente, se ha creado una tormenta perfecta entre la caída de las criptomonedas (aunque en casos como Bitcoin muy por encima todavía de sus máximos de hace apenas un par de años hacia atrás), el capital riesgo congelando sus inversiones, las startups deteniendo contrataciones o recurriendo a despidos masivos, y el mencionado panorama del NASDAQ.

Son tiempos complicados para los gigantes de la tecnología, quienes más pronto que tarde tendrán que implementar fuertes acciones para revertir la situación.

Con Infobae