Europa es el continente que alberga la mayor cantidad de países poseedores de las conexiones a Internet más rápidas del mundo.

Los países nórdicos son líderes en conexión a banda ancha más rápida de Europa, siendo Suecia el más privilegiado, con una conexión estimada en 55 Mbps