Google empieza el 2019 con noticias que pueden cambiar drásticamente la forma en que usamos sus smarthphones y demás dispositivos inteligentes. Más allá de retos vinculados con su software o un diseño más minimalista, la empresa tecnológica quiere reemplazar el táctil por mini radares que detecten movimientos sin necesidad de tocar la pantalla.

La Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense aprobó la utilización de los radades de movimiento de Google a una frecuencia mayor y la posibilidad de ser implementados en la aviación, según reportó Reuters.

Estos mini radares fueron bautizados en 2015 como Proyecto Soli, y consisten en pequeños radares que, incrustados en dispositivos tecnológicos, detectan los movimientos de la mano para realizar tareas de forma tridimensional. Desde aquel momento, se convirtió en un revolucionario proyecto liderado por Ivan Poupyrev.

Según Google, estos sensores pueden permitir a los usuarios desde presionar un botón invisible hasta subir el volumen de la música, con gestos manuales que, a pesar de ser en el aire, “las interacciones se sientes físicas y receptivas”.

El problema de llevar a cabo el proyecto era que la frecuencia con la que operarían no interfiriera con otras tecnologías, por lo que Estados Unidos permitió un rango muy por debajo del sugerido por Google.

Ahora, es posible que funcionen a una frecuencia mayor que la anterior, que aunque sigue por debajo de la solicitada por al compañía, les permite desplegarla en diferentes dispositivos incluso en al aviación, de los 57GHz a los 64GHz.

La Comisión Federal de Comunicaciones considera que la aprobación para el Proyecto Soli“servirá al interés público al proporcionar características innovadoras de control de dispositivos que utilizan la tecnología de gestos manuales sin contacto”.