Telefónica admitió a Allianz Global Investors y al fondo de pensiones canadiense CDPQ en las etapas finales de una subasta por una porción de su red de fibra rural en España, que atiende a unos tres millones de hogares en zonas más pequeñas, dijeron a Reuters tres fuentes cercanas al asunto.

La firma de inversión francesa Vauban Infrastructure Partners también fue preseleccionada para llevar a cabo la debida diligencia en la unidad, que está valorada en más de 2.000 millones de euros (2.150 millones de dólares), dijeron las fuentes, que pidieron no ser nombradas porque no estaban autorizadas para hablar.

El fondo de pensiones holandés PGGM podría asociarse con Allianz como parte de un consorcio, dijo otra fuente, mientras que Vauban también podría buscar un socio en la oferta.

Telefónica, asesorada por BBVA y AZ Capital, vende una participación minoritaria de cerca del 45 % del negocio, que opera en localidades de menos de 20.000 habitantes.

La venta de la participación liberará el efectivo que tanto necesita la endeudada Telefónica para financiar el despliegue de nueva infraestructura de banda ancha en las zonas rurales de España, así como en Alemania y Brasil, donde el gigante de las telecomunicaciones pretende alcanzar una penetración de mercado de hasta 97 % para 2024.

Telefónica ya se está asociando con Allianz y CDPQ para ofrecer servicios de fibra similares a áreas escasamente pobladas en Alemania y Brasil, respectivamente.

Los fondos de infraestructura y capital privado han estado invirtiendo fuertemente en la red de fibra de España, con el fondo de compra estadounidense KKR y el rival europeo Ardian firmando acuerdos el año pasado para las firmas de fibra óptica Reintel y Adamo, respectivamente.

En mayo, Axa y Swiss Re compraron el operador mayorista de fibra Lyntia Networks, que controla una red de fibra de 43.000 km en España.

Fuente: Reuters