Ismael Guevara

Pase lo que pase, España ya forma parte esencial en la historia del Mundial Rusia 2018. Sin darse el puntapié inicial, el elenco ibérico ha copado la escena en los días previos, y no precisamente por sus goles. A solo dos fechas para su estreno ante Portugal, la “Roja” sufrió un incendio de proporciones aún no cuantificables.

El conjunto español, llamado a ser uno de los favoritos del torneo junto a Alemania, Brasil, Francia o Bélgica, tuvo un giro abrupto en su imagen con el cambio en su dirección técnica que llevó a Fernando Hierro a asumir las riendas en reemplazo del destituido Julen Lopetegui.

Ya el martes, Lopetegui y la Real Federación Española de Futbol fueron noticia al darse a conocer la sorpresiva contratación del primero como el entrenador del Real Madrid por las próximas tres temporadas, un hecho que no pasó por debajo de la mesa y que al final le costó su salida.

Julen Lopetegui (Foto Mundo Deportivo)

En palabras del presidente de la RFEF Luis Rubiales, el pacto en sí mismo no fue el detonante. En su comparecencia a los medios de comunicación lo catalogó como lícito, pero lo que si cuestionó de manera enfática fue la forma en que se dio la negociación y, en especial, el momento escogido para darlo a conocer a la opinión pública.

¿Qué consecuencias puede tener el movimiento en el banquillo? Solo el tiempo lo dirá. Lo que si es real y valedero es el hecho de que la selección española pasó en cuestión de horas, de ser firme aspirante a convertirse en un puñado de dudas.

Por un lado existe la firme convicción de que con un grupo tan curtido y de tanto talento colmo el español, la “movida de mata” no dejaría muchas secuelas, algo que todavía está por verse. Aunque contar con jugadores de la talla de Sergio Ramos, De Gea, Andrés Iniesta, Gerard Piqué y David Silva, por solo nombrar algunos, es garantía en muchos casos de competitividad, todavía falta observar cuan tocado en lo anímico quedó el grupo y lo más importante, saber cual será el desempeño en cancha a partir del viernes en Sochi cuando le toque medir fuerzas, nada más y nada menos, que ante la Portugal de Cristiano Ronaldo.

APAGAR EL INCENDIO ES LA CONSIGNA

En lo deportivo, Hierro llega con un escaso bagaje como técnico, que se resume a una temporada dirigiendo al Oviedo de la segunda división española en la campaña 2016/2017. A su favor juega el hecho de ser un hombre cercano al vestuario y el hecho de conocer de cerca el trabajo de Lopetegui dado su cargo de director deportivo de la Federación hasta el momento de su nombramiento.

De entrada, el otrora recio defensor pidió “paciencia y enfoque” para tratar de sobrellevar el momento crítico y conseguir que el equipo mantenga el camino de los éxitos. La vara está alta para Hierro y su cuerpo técnico, pues su antecesor se marchó con una impecable hoja de servicios que incluye un invicto en 20 juegos con 14 triunfos y seis empates.

KRAS109. KRASNODAR (RUSIA), 13/06/2018.- El nuevo entrenador de España Fernando Hierro (d) habla frente a Sergio Ramos (i) y Gerard Piqué (c) en un entrenamiento hoy, miércoles 13 de junio de 2018, en Krasnodar (Rusia). España hace parte del grupo B del Mundial de Fútbol Rusia 2018 junto con Portugal, Irán y Marruecos. EFE/Javier Etxezarreta

Es por ello que no se esperan variaciones traumáticas en cuanto al funcionamiento de la “Roja” ya que el grupo tiene un estilo de juego bastante definido. Pero a nivel interno llegan algunas inquietudes propias del comienzo y las cuales deberá sortear Hierro a la hora de definir la estrategia. Antes del pitazo inicial hay dos o tres posiciones que aún no tenían un nombre fijo en el once inicial, un factor que bien podría marcar el destino de un partido y por consiguiente el rumbo del equipo en tierras moscovitas.

Otro elemento a considerar será la manera de como Hierro gestione el grupo en cuanto a lo motivacional se refiere. Tratar de transmitir tranquilidad sería una premisa para un combinado ibérico que posee las armas suficientes como para seguir aspirando en grande. El hecho concreto es que, antes de pisar el césped, España tal vez siga manteniendo un alto estatus pero ese cartel de favorito ya no es tan rotundo y algunos nubarrones aparecen en el panorama. Amanecerá y veremos.