Un nuevo robot de entregas a domicilio comenzó a operar recientemente en España.

Este robot de entrega ha sido puesto en funcionamiento por parte de su fabricante la compañía Glovo, que pidió autorización  al Ayuntamiento de Madrid para probar su nueva herramienta que puede viajar por la calle como si fuera un carro controlado desde lejos.

Las labores del robot incluyen diferentes tipos de entregas a domicilio,como pedidos de comida rápida y otros.

El vehículo autónomo de Glovo es un vehículo eléctrico y pequeño de unos 80 cm x 80 cm de largo y 40 de ancho, que pesa aproximadamente 40 kg y viaja a una velocidad de 5 km por hora. Solo funcionará en zonas peatonales y su radio de actuación será de un kilómetro a la redonda.

Como explicaron sus impulsores, para los usuarios de Glovo casi no habrá cambios. Realizará su pedido y podrá rastrearlo a través de la aplicación como de costumbre. Al llegar a su puerta, el cliente recibirá una notificación y podrá salir a recoger su artículo y/o comida.

Con Infobae