El sector automotriz es otro de los grandes afectados por la escasez de semiconductores. Los fabricantes de vehículos dejarán de percibir 110 mil millones de dólares en ingresos este año, según la consultora AlixPartners, que también pronosticó que la crisis afectará la producción de 3.9 millones de automóviles.

Los fabricantes advirtieron en los informes de ganancias recientes que la escasez de chips se agravaría antes de ver mejoras. Ford Motor y General Motors predijeron que el segundo trimestre sería el peor, ya que estarán en la obligación de paralizar sus actividades por la falta de componentes esenciales.

Mazda anunció este viernes que espera que esta crisis afecte a alrededor de 100.000 de sus vehículos a nivel mundial durante el año fiscal. Sin embargo, aprovechará totalmente el inventario disponible para minimizar el impacto a unas 70.000 unidades mayoristas.

La camioneta Ford-150 será uno de los vehículos de la marca estadounidense que tendrá la posibilidad de acceder al asistente digital de Amazon, Alexa.

Para AlixPartners es probable que la industria vea signos de recuperación para el cuarto trimestre del año.

En busca de soluciones, Ford dijo este jueves que está rediseñando piezas automotrices para usar chips más accesibles. Tiene previsto aumentar su inventario de semiconductores y firmar contratos directamente con los fabricantes de estos componentes, en lugar de hacerlo mediante un proveedor de automóviles.

Además de la pandemia, otros dos factores han agravado la escasez de chips. El incendio registrado en una fábrica de semiconductores en Japón y la histórica ola de frío invernal en Texas.

Lea también: Samsung invertirá $ 151.000 millones en semiconductores hasta 2030