El fabricante de automóviles sueco Volvo Cars cerrará temporalmente una de sus fábricas debido a la escasez de chips, dijo la compañía al diario Goteborgs-Posten el martes.

«Habrá una interrupción temporal en la producción», dijo a GP Merhawit Habte, portavoz de prensa de Volvo Cars, y agregó que la fábrica permanecerá cerrada durante una semana. «Es el problema actual con la escasez de semiconductores».

Volvo dijo el mes pasado que la demanda seguía siendo buena , pero la escasez de componentes, así como los cortes de energía y los brotes de COVID-19 en China interrumpieron la producción.

Con Reuters